FIESTAS

A lo largo del territorio de la Comunitat Valenciana se suceden, durante todo el año, en pueblos y ciudades, infinidad de fiestas que destacan por su participación popular. Entre las más del millar de fiestas que se celebran, destacan especialmente aquellas que han sido declaradas de Interés Turístico Internacional y Nacional por su tradición histórica, la numerosa participación o la gran repercusión en los medios de comunicación entre otros motivos.
  • LAS FALLAS

    (mediados de marzo) Fuego, pólvora, música, colorido, exhibición y espectáculo son elementos que podremos disfrutar durante los cinco dias de fiestas de las Fallas. El anuncio de la primavera llena la ciudad con más de setecientos monumentos de cartón plagados de humor y sátira. El día 15 es la “plantà” y aunque los actos que se celebran durante la semana fallera son casi infinitos, en el programa destaca la Ofrenda de flores, las “mascletaes”, la “nit del foc” y, cómo no, la noche de la “cremà” de las fallas.

  • LA TOMATINA

    (Buñol, finales de Agosto) La Tomatina nació sobre el año 1945. Se trata de una gran “batalla” cuyo inicio y fin se anuncia al disparo de una carcasa, en la que los asistentes se lanzan sin descanso tomates maduros entre sí. Al finalizar, comienza el tradicional proceso de limpieza con mangueras que lanzan agua sobre la plaza y los participantes. Lograron en agosto de 2002 la declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional.

  • MOROS Y CRISTIANOS

    (Ontinyent, finales de Agosto) Ontinyent celebra sus Fiestas de Moros y Cristianos cada año hacia finales del mes de agosto. La ciudad rememora desde 1860 la conquista cristiana de la villa hecha por Jaime I en el siglo XIII y las luchas contra las tropas musulmanas. Estas fiestas han sido declaradas de interés turístico. En la Entrada participan más de 6000 personas entre festeros, bandas de música y grupos de coreografía. Durante todo el año se celebran estas mismas fiestas en distintas poblaciones de la comarca.

  • VIVIR LA NOCHE EN VALENCIA CAPITAL

    Al caer la noche, la ciudad se ilumina y la ciudad se pone tan guapa, que bien merece la pena una visita nocturna. La agradable temperatura de Valencia invita a salir a cenar, o asistir a cualquiera de las múltiples opciones de ocio que ofrece la ciudad. Sin duda alguna, el centro principal de la noche valenciana es el Barrio del Carmen, situado en el corazón histórico de la ciudad, donde conviven la tradición bohemia y la modernidad.